Una breve historia en el tren

Amor a primera vista,

sintonía de almas, una jugada del destino; donde no hay ganadores, solo dos personas que se perderán de vista en el momento en el que sus trayectos se separen.

No se pidieron explicaciones, se hablaban con el alma y se expresaban con sonrisas.

La complicidad se respiraba en el ambiente y la picardía en el reflejo de un cristal.

Amable y sensato al hablar, un “caballero” de los que ya no hay. Ese día, solo ese, despertaste en mi una ilusión pasajera, que me devolvió una sensación de nerviosismo y alegría, una dualidad combinada con una triste ansiedad de verte partir; un pasajero sin nombre, un compañero de viaje por minutos.

Me dejaste una magia inexplicable por días en mis pensamientos, no te volveré a ver nunca más, salvo que esa casualidad se convirtiera en causalidad, y un día el destino nos juntara otra vez.

La ironía y mis pensamientos se unen…. no se quien eras hombre sin nombre, pero me llevé la sonrisa mas hermosa del día y la mirada mas sincera del tren: la tuya..

Drama Queen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s