En su silla se quedó

Cada lágrima suya se deslizaba lentamente con el latir lento de su corazón roto.

La pesadez del dolor nublaba su ausencia, no había realidad en su mente, se incendiaban sus memorias dejando recuerdos de cenizas

La calma la observaba a lo lejos sin afán de sostenerla y la angustia controlaba su voz marchita de amor… la abandonó la ilusión en medio de un desierto de dudas con sed de respuestas.

Tal vez caminar sin rumbo la lleve a un lugar seguro donde pueda encontrar en el camino una luz que encienda su alma con la noche, una noche absorta sin respuestas sin estrellas….

Deambula en silencio en el precipicio donde cayó con sus caricias sinceras… no tenía cobijo de abrazos, el tiempo corría de prisa sin temor a tropezar en la desdicha.

Se alejó de ella… se alejó de su alma…. arrancó su esencia y se escapó con la intimidad de su ser.

Se ve ahí sentada en aquella silla mirando sin mirar con la mente distraída en la nostalgia del jamás será.

El viento enfría sus manos, congeló el último instante de su fracaso que le recuerda cada momento vivido, cada sonrisa alegre, cada caricia desvanecida… cada roce provocador…

Sigue ahí sentada pidiendo al universo detener el tiempo con el último momento que vivió de amor. Resonarán sus plegarias en el eco del olvido muertas de risa invitándola al olvido.

DramaQueen

4 comentarios en “En su silla se quedó”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s